«

»

La Anatomía de un Falso Profeta

Judas escribió su epístola con el propósito especifico de hacer un llamado a la Iglesia de Cristo a defender la fe genuina, pura y santa. La razón por la cual Judas hace este llamado es “porque algunos hombres han entrado encubiertamente…”. Estos hombres se habían hecho parte de la Iglesia, pero en realidad no eran cristianos verdaderos. Sino que eran enviados de Satanás para propagar falsas enseñanzas. Para Judas esto era algo tan importante que dedico la epístola completa a tratar este tema; dicho sea de paso, es la única epístola en todo el Nuevo Testamento dedicada en su totalidad a tratar el tema de la apostasía y los falsos maestros.

Judas no se preocupa por decirnos cuales eran las falsas enseñanzas que estos hombres estaban infiltrando en la Iglesia. Hubiese sido una tarea monumental el haber descrito cada una de las falsas enseñanzas. En vez de decirnos todo lo que estos hombres enseñaban, Judas dedica su epístola a describirnos el carácter de estos hombres. Después de todo fue Jesús mismo quien dijo que “por sus frutos los conoceréis”.

Judas nos da una lista exhaustiva de las características del estilo de vida y del carácter de estos hombres. Las procedemos a enumerar:

  1. Hombres impíos (v.4) – El termino “impío” se utiliza para describir a alguien que es simplemente malo, que denota un comportamiento contrario a Dios, y que lleva una vida de pecado. Lo interesante de estos hombres es que entraron a la Iglesia de manera encubierta (v.4); por lo que aunque llevan una vida de pecado, públicamente nunca lo mostrarían.
  2. Convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje (v.4) – Claramente esta porción habla de la practica de muchos en tomar la gracia de Dios y utilizarla como una excusa para llevar una vida de pecado. La gracia la han convertido en una licencia para vivir una vida llena de excesos, mundanalidad y carnalidad.
  3. Niegan al único Soberano  y Señor nuestro, Jesucristo (v.4) – El llevar una vida de libertinaje conlleva la consecuencia de negar la autoridad y señorío de Jesús. Muchos hoy día dicen que creen en Jesús mas sin embargo con sus vidas y comportamientos demuestran que no se someten a Su autoridad. No nos podemos olvidar de la palabras de Jesús en Mateo 7:21: “No todo el que me dice ’Señor, Señor’ entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.”
  4. Mancillan la carne (v.8) – Mancillar hace referencia al acto de “ensuciar” o “deshonrar” algo. En este caso se dice que mancillan la carne o sea que deshonran la carne. Esto nos da a entender el hecho de que son hombres que comenten pecados con sus cuerpos. Pecados tales como los que se describen en el verso 7 como fornicación y vicios contra la naturaleza.
  5. Rechazan toda autoridad (v.8) – Esta característica habla de su condición de rebeldes. No pueden aceptar ninguna autoridad ya que son orgullosos y están llenos de vanagloria. Ellos son su propia autoridad por lo que no hay nadie que les pueda decir que hacer o como comportarse. Por lo general se enojarían en gran manera si alguien tratase de corregirlos.
  6. Maldicen las potestades superiores (v.8) – Para poder entender a que se refiere esto se hace necesario leer el verso 9, pues es este verso el que nos da luz o explica en detalle esta característica. El verso 9 lee de la siguiente manera: “Pero ni aun el arcángel Miguel, cuando contendía disputando con el diablo sobre el cuerpo de Moisés, se atrevió a pronunciar un juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda.” Las potestades superiores que se mencionan en el verso 8 hace referencia a los ángeles caídos o demonios. Esto lo sabemos pues en el verso 9 nos dice que cuando arcángel Miguel peleaba con el diablo no se atrevió maldecirlo, esto en contraste con estos falsos quienes “maldicen las potestades superiores”. Estos falsos hombres muestran una obsesión irracional con los demonios, y se la pasan constantemente hablando mal o difamando al diablo y sus demonios. En 2 Pedro 2:10-11 encontramos un pasaje paralelo a este en donde dice: “10 ¡Y especialmente a aquellos que andan tras las pervertidas pasiones de la carne, y desprecian toda autoridad! Estos atrevidos y arrogantes no temen maldecir a las potestades superiores, 11 mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y poder, no pronuncian juicio de maldición contra ellos delante del Señor.
  7. Maldicen lo que no conocen (v.10) – Esta característica habla de su ignorancia. Debido a que no tienen el Espíritu Santo y que han rechazado la autoridad de Dios, están vacíos de toda sabiduría y entendimiento verdadero de Dios. En su ignorancia esparcen error y mentira.
  8. Se corrompen como animales irracionales (v.10) – El corromper hace referencia a descomponer, hacer impuro, y pervertir. El lenguaje que Judas utiliza es extremadamente fuerte, pues los llama animales irracionales. Un animal actúa por instinto sin entender lo que esta haciendo. Estos hombres actúan y viven solo por lo que han logrado comprender por su instinto y en su naturaleza caída.
  9. Han seguido el camino de Caín (v.11) – Caín fue el primer legalista de la historia humana. Habiendo recibido de parte de Dios instrucciones de cómo se deberían hacer las ofrendas a Dios, decide hacerlo como a el mejor le pareció. Por tal razón, Dios rechaza su ofrenda. El camino de Caín habla del error de muchos de tratar de acercarse a Dios en sus propios términos y como a ellos mejor les parece. Mas sin embargo, Dios no quiere que nos acerquemos a El como nosotros queramos sino como El lo ha revelado en Su Palabra. Nuestra adoración a Dios debe ser siempre en Espíritu y en Verdad; y la Verdad nos ha sido revelada en la Escritura.
  10. Se lanzaron en el error de Balaam (v.11) – Balaam fue un profeta que se corrompió por el dinero. Esto nos habla del énfasis excesivo que los falsos profetas le dan a las posesiones materiales. Hoy día los conocemos como aquellos que han vendido el evangelio, que predican por dinero y solo le dicen a la gente lo que la gente quiere escuchar. Estos se han olvidado que los tesoros que tenemos que acumular no son los de la tierra sino los del cielo.
  11. Perecieron en la insurrección de Coré (v.11) – En el tiempo del Éxodo, Dios escogió a Aarón y a sus hijos como los sacerdotes que estarían a cargo de los sacrificios y ofrendas. Coré, pensó que a el y a sus hijos también se les debería dar el derecho de participar de esas actividades. Dios en su furia los consumió abriendo la tierra y tragándoselos. Coré se rebelo en contra de la autoridad y trato de tomar una posición que no le correspondía. Esto nos habla de la insistencia de los falsos en tomar posiciones y de ser los primeros en ser reconocidos. Hacen énfasis y se preocupan en ser lo primeros y en ocupar las posiciones importantes y de nombre. Aunque lo hagan de manera sutil.
  12. Apacentándose a sí mismos sin temor alguno (v.12) – El apacentarse a si mismo habla del hecho que los apostatas lo que en realidad buscan es su beneficio personal. En contraste con los verdaderos lideres espirituales de iglesia los cuales apacientan las ovejas, estos falsos solo se apacientan a si mismos; por lo general esto lo hacen a cuesta de las mismas ovejas. El llamado de Dios a un líder espiritual en la iglesia siempre es a cuidar, alimentar y apacentar el rebaño del Señor. Cualquier líder que utilice su posición para obtener beneficios personales aprovechándose así del rebaño no esta cumpliendo con el llamado y llevara sobre si mismo juicio y castigo cuando el Pastor por excelencia llegue a pedir cuenta.
  13. Son nubes sin agua (v.12) – En las regiones desérticas como las que Judas estaba acostumbrado a ver, el hecho de que una nube apareciera en el horizonte era señal de esperanza. Los agricultores esperaban con ansia las nubes que traerían el agua tan necesaria para sus granjas. No habría peor desilusión que ver nubes acercándose movidas por el viento pero que al final fallaron en producir la tan codiciada lluvia. El hecho de que Judas menciona que son “…llevadas de acá para allá por los vientos…” hace referencia a la naturaleza nómada de muchos de estos falsos. Debido a que eventualmente su verdadera naturaleza se descubrirá, se ven obligados a continuar moviéndose de un lugar a otro. Hoy día existen un buen numero de llamados “evangelistas” que se la pasan yendo de iglesia en iglesia esparciendo falsas enseñanzas y doctrinas de demonios; pero en realidad son nubes sin agua llevadas por doquier por los vientos.
  14. Arboles… sin fruto (v.12) – Los falsos profetas prometen un banquete pero en realidad solo son capaces de producir hambruna. Están vacíos de toda verdad y Palabra de Dios, y en vez de darle a sus oyentes el Pan de Vida, dejan a sus seguidores con hambre. Son arboles que no producen fruto alguno. Además, los arboles producen sombra para el descanso de aquellos que han sido fatigados por el sol caliente. Debido a que estos están “marchitos… dos veces muertos y desarraigados” no pueden producir sombra alguna para cubrir a aquellos que la necesitan.
  15. Fieras olas de mar (v.13) – Estos hombres que encubiertamente han entrado en la Iglesia, prometen ministerios poderosos pero son como olas que van y vienen y solo echan espumarajos. Son conocidos por su falta de quietud y constante agitación, ya que es la única manera que tienen para impresionar a sus oyentes. Isaías escribió un pasaje que lleva esta misma connotación: “Pero los impíos son como el mar agitado que no puede estar quieto y cuyas aguas arrojan cieno y lodo.” Isaías 57:20
  16. Estrellas errantes (v.13) – Probablemente esto hace referencia a estrellas fugaces o meteoritos, las cuales brillan momentáneamente y ofrecen un poco de luz pero que eventualmente caen y su fulgor se desvanece. De la misma manera estos falsos no tienen una luz permanente que brilla de manera constante; tampoco están fijas en el cielo para guiar a los navegantes. Son errantes para los cuales “esta reservada para siempre la profunda oscuridad de las tinieblas.”
  17. Impíos, impíos… impíos (v.15) – Creo que el verso 15 habla prácticamente por si solo, el punto de Judas es que estos son unos impíos que llevaran sobre si mismos el juicio y castigo de Dios. Notemos el uso de las palabras impiedad, impíamente, e impíos: “…para hacer juicio contra todos y declarar convicta a toda persona respecto a todas sus obras de impiedad que ellos han hecho impíamente y respecto a todas las duras palabras que los pecadores impíos han hablado contra él.”
  18. Quejones y criticones (v.16) – Siempre tienen algo negativo que decir. De alguna manera u otra van a encontrar las fallas. La queja esta constantemente en sus bocas, y la queja no se aparta de sus labios.
  19. Andan según sus propios malos deseos (v.16) – Debido a que no han sido regenerados por el Espíritu, lo único que tienen para operar es la carne la cual solo puede seguir los deseos pecaminosos de la naturaleza caída. No andan según el Espíritu sino según la carne.
  20. Arrogantes y adulantes (v.16) – En la boca de estos encontramos el constante YO, lo mas que hablan es de si mismos. Pocas veces mencionan a Cristo, sino que se la pasan hablando de lo que ellos han hecho o han alcanzado. Además, usan palabras suaves y dulces para adular y convencer de esa manera a las personas. Palabras dulces pero llenas de veneno.
  21. Causan divisiones (v.19) – Debido a su forma egocentrista de comportarse siempre buscan acumular seguidores que vallan tras de ellos; esto lo logran hacer plantando la semilla de la disensión. Existe una diferencia entre la división que surge por alguien que quiere vivir santamente, y los que crean divisiones para su propio bienestar. Los primeros son aquellos que se separan de alguna persona o grupo que le seria de mala influencia;  los segundos plantan división en la iglesia para atraer seguidores.
  22. Son sensuales (v.19) – Debido a que no han sido regenerados sus ojos y mentes esta llenos de pecado y su pensamiento es constantemente dirigido a cosas impuras. Todo cristiano tiene una batalla interna con el pecado; mas estos no tienen ninguna batalla ya que viven dados al pecado.
  23. No tienen el Espíritu (v.19) – Una distinción intrínseca de todo cristiano genuino es la presencia interna del Espíritu Santo. Pablo nos escribió en Romanos 8:9 que “si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de El”, de modo que podemos concluir que estos falsos de los cuales Judas nos habla no son de Jesús sino del diablo. Su condenación y castigo ha sido ya marcado desde la antigüedad, por eso es que Judas en el verso 4 dice: “los cuales desde antiguo habían sido destinados para esta condenación”. Estos son los que al final de los tiempos se presentaran frente a Jesús (probablemente en el juicio final) y le reclamaran el porque no han entrado en el Reino. Le dirán a Jesús: “pero en tu nombre profetizamos, y echamos fuera demonios, e hicimos milagros” mas Jesús les dirá “apartaos de mi nunca os conocí.”

En contraste agudo con las características de estos apostatas, Judas describe a los santos verdaderos en el verso 1 de la epístola como aquellos que han sido “llamados” y que son “amados en Dios Padre y guardados en Jesucristo.” Estos son también los que han recibido la misericordia, la paz, y el amor de Dios.

Como conclusion, debemos todos examinarnos y compararnos con esta lista que Judas nos provee para así asegurarnos que estamos en la verdad y que no estamos siguiendo el error. Si identificamos cualquiera de estas características en nuestras vidas, debemos arrepentirnos y apartarnos de ellas. Amen.

Citas bíblicas tomadas de la version Reina-Valera Actualizada.

Comentarios...